Indigenismo Michoacano… en el abismo

Entre las localidades escondidas de la sierra de Michoacán se encuentran seres humanos que piensan y sienten, así como tú y como yo, sin embargo la modernidad y los cambios culturales en la sociedad vanguardista han hecho que parte de esa tradición y ese modo de vida entre las etnias se vaya perdiendo con el paso del tiempo, tomando en cuenta que  la globalización ha jugado un papel muy importante en el deterioro de dicho fenómeno social. No obstante, todavía hay quien lucha por sus derechos, las ONG´S que manipulan programas indígenas están haciendo lo necesario para que lo imposible se haga posible, tanto ellas como muchos de nosotros somos conscientes del  hambre y miseria que constituye el lastre cotidiano que cargan los habitantes de los pueblos indígenas de Michoacán. No bastan los programas federales y estatales para acabar con esta escandalosa realidad que cada año provoca la muerte por desnutrición de un sin número de niños y ancianos.

Mazahuas, purépechas, otomíes y nahuas han dejado de ser un atractivo para los turistas que visitan la entidad con el interés de conocer las extraordinarias tradiciones de estos pueblos. Por el contrario, apenas provocan la compasión de los habitantes de las diferentes ciudades del estado  cuando ven a las familias indígenas deambulando por las calles en busca de refugio y alimento. Ésa mendicidad es la única opción para estos michoacanos que en sus lugares de origen, las zonas rurales, padecen hambre, enfermedades y la ancestral resignación de saber que nada cambiará.

La mayoría de los indígenas michoacanos apenas sobrevive con 30 pesos diarios y su dieta, como en otras zonas indígenas de México, se compone de café, tortillas, frijoles y chile. Cada vez con más ímpetu, los indígenas exigen el respeto a la autonomía de sus pueblos y las lenguas madres. Además hay una repetida demanda para que el estado les brinde servicios de salud, vivienda y educación, ya que  muchas de las veces no son escuchados y atendidos los caso de desigualdad, así como de maltrato y discriminación que sufren de grupos racistas. De igual manera, insisten en la solución de los conflictos agrarios que por años han ocasionado división y enfrentamiento entre comunidades indígenas que aún están en espera de que las políticas públicas del campo se hagan favorables para sus intereses personales, familiares y como etnias que están en busca de un mejor bienestar para los suyos.

El Panorama étnico de las poblaciones indígenas en Michoacán está integrado por unas 121 mil personas que constituyen los pueblos purépecha, otomí, mazahua y náhuatl. Ya que datos precisos advierten  que precisamente el idioma otomí enfrenta el mayor riesgo de extinción, seguido del mazahua, el náhuatl y el purépecha. La solución, a nuestro parecer radica en fortalecer la educación bilingüe intercultural para que el desarrollo de los pueblos y comunidades indígenas no se limite a la dotación de infraestructura, sino que promueva las oportunidades de los purépechas, nahuas y mazahuas a crecer como individuos y ciudadanos y al mismo tiempo los integre dentro de la sociedad y gocen de los mismos derechos que  los demás ciudadanos civiles.

Anuncios

4 pensamientos en “Indigenismo Michoacano… en el abismo

  1. Las propuestas de campaña en la actual contienda, merecen mirar a las comunidades indígenas y no sólo prometiendo mejorar su economía sino respetando su cultura, usos y costumbres; La visión que tenemos de las etnias en nuestra entidad es variada pero una transformación de las políticas que hasta el momento se han llevado a cabo sería el comienzo para que grupos vulnerables se vieran beneficiados

  2. No debemos dejar de mirar a diferentes sectores de la población, sobre todo a los menos “afortunados” se deben crear proyectos que incluyan las necesidades de cada uno de los pobladores de este Estado, debemos recordar que no existimos en una sociedad homogénea y que los consensos son la clave para vivir con respeto y tolerancia

  3. la verdad si es una tristeza como las pasan nuestros indígenas, para estos tiempos deberían tener a su alcance mas y mejores oportunidades, con toda la tecnología disponible, el gobierno que venga deberá ponerse la pilas en este tema y mas en nuestro estado. para llegar el primer lugar en mejores condiciones de vida obvio PRImero se necesita un cambio.

  4. Lamento mucho la actitud de muchos de nosotros que vemos a los indígenas como personas ajenas a nosotros, qué tienen la desgracia de haber nacido y vivido en lugares marginados del país, aunque ricos en naturaleza y cultura. Yo pienso que estos grupos son el legado de los buenos hábitos mexicanos, se alejan de la corrupción, de los intereses partidistas, evitan la criminalidad y no tienen otra intención más que vivir para los suyos e inculcarles los buenos valores. Necesitamos gobernantes que velen y protejan tanto a estos grupos, no debemos marginarlos, debemos incluirlos sin quitarles la riqueza cultural que nosotros hemos olvidado. Es un reto y una tarea para el próximo gobernador, y si Fausto tiene a estos grupos como prioridad “bienvenido”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s