¿Y NUESTROS ADULTOS MAYORES?

En cualquier sociedad podemos ubicar a los llamados grupos sociales, que no son más que un conjunto de personas que comparten ciertas características que los identifican. De este modo podemos observar a niños, jóvenes y adultos, que son grupos sociales que se clasifican por su rango de edad. Aunque también se pueden clasificar por religión, ideología, género, etc.

Si hablamos de grupos sociales por rango de edad, no queda duda que los más desprotegidos son nuestros llamados “Adultos Mayores”. Este grupo de personas encuentran dificultades en todos los ámbitos: salud, empleo, educación, cultura, etc. Su avanzada edad limita su capacidad para valerse por sí solos, son más propensos a enfermedades físicas o mentales, además de que muchas veces son excluidos de las decisiones. Los altos niveles de analfabetismo y el bajo nivel escolar de las personas mayores de 60 años evidencian las menores oportunidades que tuvieron respecto a las generaciones más jóvenes para asistir a la escuela y completar su formación académica. Estos rasgos han representado un obstáculo para su desarrollo y realización personal, y en general para su bienestar.

Es claro que los Adultos Mayores viven en una cotidianidad complicada, es por eso que la intervención de los diferentes niveles de gobierno resulta fundamental para atender y lograr una mejora en su calidad de vida. Es una lástima observar los programas sociales que se ocupan de atender a nuestros adultos mayores; A nivel federal tenemos el programa “70 y más”, que justamente atiende a personas mayores de 70 años otorgándoles 500 pesos mensuales, además de campañas de orientación social y de salud; A nivel estatal, Michoacán tiene el programa “Alimentación para Todos”, que consta de una Canasta Básica Alimentaria y del proyecto “Historias y Saberes de Michoacán” que trata de que los adultos mayores compartan sus experiencias referentes al estado.

No hemos de negar que este tipo de estrategias son significativas para su desarrollo social, sin embargo, se necesitan más que despensas o una escasa cantidad de dinero para cubrir sus necesidades. Tenemos a personas que, a pesar de su avanzada edad, pueden resultar útiles en diversas actividades que nuestra sociedad requiere. El estado debe aprovechar su experiencia y trabajar en los beneficios de su inclusión social. Es nuestra responsabilidad reclamar mejores oportunidades para nuestros adultos mayores, no hay que olvidar que todos estamos destinados a llegar a esa edad.

Anuncios

2 pensamientos en “¿Y NUESTROS ADULTOS MAYORES?

  1. Estoy de acuerdo, las necesidades básicas como alimento y vivienda son para todos, pero para los adultos mayores son sólo lo poco que pueden llegar a necesitar; se requiere una política que incluya una mejora en los servicios de salud, una remuneración que compense todas sus necesidades, etc. Los adultos mayores siguen siendo ciudadanos y no podemos relegarlos de las políticas públicas.

  2. Siempre me he cuestionado lo mismo y cada año se sigue repitiendo la historia con los programas sociales. Creen que con sólo otorgar despensas y darles dinero a los viejitos se van a acabar sus problemas, lo peor del caso es que muchas veces las despensas y el dinero van a dar a los familiares de los políticos o a los propios políticos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s